Un Zaragoza con aspiraciones reales

27/10/2017 @rubypz

By Campeones 2008 (Own work) [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons

Décimo a 4 puntos de los puestos de playoff, el Zaragoza empieza esta nueva temporada con ilusión y esperanzas de poder volver a la máxima división de España.

Después de conseguir 7 puntos en las últimas 3 jornadas, el Real Zaragoza aspira a luchar por los puestos de playoff que dan acceso a la Primera División. Parece claro que esta subida de prestaciones del equipo maño puede meter al Zaragoza en las apuestas para luchar por el ascenso. Un ascenso que ahora tienen de manera directa el Osasuna y el Lugo, pero que estará muy caro y apretado al final de temporada.

Recordemos que el Zaragoza es un equipo grande de España, que ha ganado 6 Copas del Rey, una Supercopa de España, una Copa de Ferias y un Recopa de Europa. Además de estos títulos, ha estado 59 temporadas en Primera División y 19 en Segunda División, en sus 85 años de historia.

Por eso es bueno para el fútbol que un clásico de España tenga opciones de volver a jugar en la Primera División española. La verdad es que la última temporada del Zaragoza en Segunda no le dejó luchar por el ascenso y ello ha hecho que la afición perdiera ilusión y ganas. Pero esta temporada el Zaragoza parece otro, tiene una dinámica mucho más positiva, tiene hambre y está listo para volver a luchar con los mejores de Segunda.

En la última semana el conjunto maño ha conseguido 7 puntos en los 3 partidos que han jugado. Un empujón que ha venido tras las 7 jornadas anteriores en las que tan solo había conseguido 6 puntos. Tras el empate ante el Osasuna, primer clasificado de la liga, el Zaragoza espera poder mantener su buen nivel de juego mostrado en los últimos partidos.

Su siguiente rival es el Sevilla Atlético, último clasificado y con únicamente 4 puntos en su haber. Parece que el Zaragoza es claro favorito en los pronósticos para llevarse el partido y meterme más de lleno en la lucha por los puestos cabeceros, objetivo prioritario del equipo. En este partido no podrá estar Jorge Pombo por sanción, ya que vio la roja ante el Osasuna en el minuto 90 de partido y que el propio Zaragoza ha reconocido que no enviará alegaciones.

El Sevilla Atlético es un rival débil, un equipo lleno de jóvenes talentos con poca experiencia del que además en alguna ocasión el Sevilla se lleva a los mejores concentrados con el primer equipo. Algo difícil de digerir para los filiales, sobre todo para los que están en Segunda División y tienen que pelear por el descenso.

Además, el filial hispalense viene en una dinámica contraria a su rival. Ha perdido 4 de sus últimos 5 partidos en liga y ello hace que sea un rival asequible para un equipo en crecimiento. Su falta de acierto a portería le está costando muy cara al Sevilla Atlético, puesto que solo lleva 4 goles en 10 jornadas disputadas. Números que hacen apuntar a que es firme candidato al descenso.

El Zaragoza espera así poder llevarse el triunfo y alzarse en la tabla de clasificación. No hay mejor momento en la temporada que este para encadenar otra victoria consecutiva y subirse al barco que va directo a Primera División.

Su siguiente encuentro será el martes en la Copa del Rey, donde se enfrentará a nada menos que el Valencia, equipo revelación de La Liga y al que tiene ganas de poner en algún que otro apuro. Difícil parece para un equipo como el Zaragoza, poder hacer daño a todo un Valencia, sobre todo si tenemos en cuenta que el conjunto maño no está acostumbrado a jugar entre semana y que no tiene plantilla para eso. Por eso se esperan rotaciones en un partido en el que habrá lleno absoluto en su estadio, en La Romareda.

Partido bonito que nos hacen recordar los años gloriosos del Zaragoza cuando se disputaba los títulos y los puestos europeos con rivales como el Valencia entre otros. Un momento mágico para los aficionados más jóvenes que no han podido ver competir a su equipo contra los grandes de La Liga. Y todo ello en la competición que más veces ha ganado el Zaragoza, la Copa del Rey.

La última vez que la ganó, en el año 2004, lo hizo contra todo pronóstico ganando en la final al Real Madrid de” los galácticos” por 2-3. El gol de la victoria lo anotó Luciano Galletti, el extremo argentino que disparó desde lejos y consiguió batir al portero blanco cuando corría el minuto 111.

Desde entonces la participación del Real Zaragoza en la Copa del Rey solo nos ha dejado una final más, la del año 2006 que perdió estrepitosamente por 4-1 contra el Espanyol de Barcelona. Sin duda un día para el olvido.

La esperanza maña pasa por la magia que atesora este torneo en el club. Quién sabe cuándo el Zaragoza volverá a estar en otra final de la Copa del Rey. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que algún día tarde o temprano volverá a vivirlo. Y cualquier año dará la sorpresa haciendo un buen torneo, quizás sea este, aunque a priori parece complicado.

Parece complicado sobre todo por el rival, que está en un estado de forma envidiable. Recordemos que actualmente es el segundo clasificado de La Liga y que tiene todas las papeletas para hacer algo grande y devolverse a sí mismo a las competiciones europeas, preferiblemente a la Champions League.

Por eso esta eliminatoria debe tomarse como un premio al fútbol y a la historia del Real Zaragoza y que mejor que en su competición. Todo buen aficionado al fútbol que sienta los colores zaragozanos deberá ir a ver como su equipo se juega la clasificación con uno de los mejores equipos de España. Los aficionados y los propios jugadores y técnicos del club tienen que disfrutar de sobre todo este partido. El partido de vuelta ya será otro cantar, en Mestalla y con poca gente animándoles, el Zaragoza lo tendrá muy complicado para sacar algo de allí.

Volver al listado

Próximo encuentro

25/11/2017 - 20:30
Real Zaragoza
Reus CF
La Romareda
-
Gol TV

Copyright © 2017 Pasión Zaragocista
Desarrollo: Efor Internet + Servicios tecnológicos
Todos los derechos reservados.
Todos los logotipos e iconos son propiedad del webmaster.
Los comentarios son propiedad del que los escribe.